3 formas de utilizar el CRM para gestionar tu negocio

¿Cómo usar el CRM dependiendo del fin?

Algunos hablan del sistema que cambiará el futuro inmediato. El mismo que centralizará todos los contactos de la empresa en una única base de datos. Cuantos más procesos manejes y más clientes tengas, más imprescindible será la presencia de un CRM (Customer Relationship Management) en la empresa.

¿Te gustaría simplificar la relación con tus clientes y llevar un control exhaustivo de vuestras interacciones? ¿Deseas mejorar el servicio que les ofreces y fidelizarlos?

Cualquiera que sea tu objetivo, en este post aprenderás los tipos de CRM, dependiendo del fin para el que vayas a usarlos en la gestión de tu negocio. ¡Descúbrelos!

 

Recordando qué es el software CRM

El CRM es un software de gestión de la relación con el cliente que se utiliza para almacenar y administrar datos de contacto, hacer seguimiento de las interacciones con ellos, analizar y predecir su comportamiento, y generar informes de ventas.

Permite llevar el control eficiente de las oportunidades de venta y clientes, ofrece una amplia gama de funcionalidades para la gestión de su relación, facilita la toma de decisiones estratégicas en función de los datos y las necesidades de los clientes, mejora la eficiencia de la comunicación interna y externa, y proporciona una mayor visibilidad sobre el comportamiento de los consumidores. 

Ahora bien, ni todos los CRMs son iguales, ni persiguen los mismos objetivos. Sigue leyendo para conocer más información en detalle.

 

3 maneras de usar el CRM en la empresa

¿Sabrías elegir entre los tipos de CRM que existen en el mercado? Es una de las claves principales para el buen funcionamiento de la empresa. Así que, vamos a empezar por conocer los modos de uso:

  1. Uso operativo del CRM. Ideal para aumentar las ventas y mejorar la comunicación interna.

Se centra en la automatización de las tareas y el seguimiento de las interacciones con los clientes. Es el más sencillo de todos y responde a la pregunta de cómo crear un sistema de ventas. Es posible que hayas escuchado hablar de ellos como CRM de front office, orientados a las ventas, el marketing y los servicios al cliente. Este tipo de CRM sirve para:

  • Gestionar campañas de email marketing.
  • Realizar procesos de atención post venta.
  • Centralizar los datos obtenidos del cliente.
  • Interactuar con los prospectos.

 

  1. Uso analítico del CRM. Ideal para facilitar la toma de decisiones a través de la información que hay en la base de datos de la empresa.

Está orientado al análisis de datos para comprender mejor a los clientes y mejorar el rendimiento de las campañas. Su principal objetivo es ayudar a la empresa a tomar decisiones mejor informadas sobre cómo interactuar con los clientes, aumentar las ventas y la fidelización. Este tipo de CRM sirve para:

  • Diseñar acciones comerciales segmentadas.
  • Medir y evaluar campañas de marketing.
  • Analizar el comportamiento del cliente.
  • Construir bases de datos sofisticadas con la información del cliente. 

 

  1. Uso colaborativo del CRM. Ideal para la interacción a través de distintos canales.

Se centra en la colaboración entre departamentos para mejorar el servicio ofrecido al cliente. Es un CRM orientado a la interacción a través de diferentes canales (multicanalidad) como el email, el teléfono, el chat o el correo electrónico. Este tipo de CRM se utiliza para:

  • Establecer una comunicación multicanal con los clientes.
  • Mejorar la relación entre clientes y áreas empresariales.
  • Mantener la comunicación entre los departamentos.
  • Centralizar todas las comunicaciones en un único lugar (omnicanalidad).

 

Es importante aclarar que dentro de los usos que podemos darle al CRM, también podemos encontrar diferentes tipos de software: On Premise, On Demand, en la nube, etc.

Ahora bien, ¿cómo elegir el mejor tipo de CRM para tu empresa? En el siguiente apartado te contamos cómo salir de dudas.

 

Cómo elegir el software CRM más adecuado

Saber elegir entre los tipos de CRM que existen en el mercado es clave antes de decantarnos por un proveedor o sistema. Además, dentro del mismo tipo de CRM también pueden existir otras opciones diferentes. En cualquier caso, acertar con el sistema permitirá un control más exhaustivo de todos los procesos de la compañía, desde la contabilidad o las finanzas, hasta el marketing y las ventas.

Por eso, se trata de una decisión importante que debes barajar empezando por:

  1. Definir los objetivos de tu negocio. ¿Qué esperas conseguir con un CRM? ¿Mejorar las ventas? ¿Fomentar el servicio al cliente? ¿Mejorar la eficiencia de tu equipo? ¿Reducir costes? ¿Aumentar la productividad?
  2. Identificar tus necesidades. ¿Qué funcionalidades necesitas para lograr tus objetivos? ¿Qué datos requieres? ¿Qué procesos es necesario automatizar? 
  3. Identificar los tipos de CRM que hay en el mercado. ¿Cuáles encajan mejor con tus necesidades?
  4. Identificar a tus usuarios. ¿Quién va a usar tu CRM? ¿Cuántos usuarios necesitas? ¿Qué nivel de acceso será necesario?
  5. Tener en cuenta el precio. ¿Se ajusta a tu presupuesto? ¿Cuánto estás dispuesto a invertir en un CRM? ¿Qué tipo de licencia necesitas? ¿Será un CRM gratuito o de pago?
  6. Elegir un tipo de CRM que se integre con tus aplicaciones existentes. ¿Son compatibles?
  7. Asegurarse de que el CRM tiene un buen soporte técnico. ¿Quién hay detrás?
  8. Identificar los requisitos de implementación. ¿Quieres un CRM en la nube o en tu propio servidor? ¿Fácil de implementar o con asistencia técnica?
  9. Identificar tus requisitos de soporte. ¿Necesitas soporte técnico, de formación o actualizaciones?
  10. Identificar tus requisitos de seguridad. ¿Qué nivel de seguridad necesitas? ¿Es un CRM certificado por la ISO? ¿Cumple con la normativa de protección de datos RGPD?
  11. Identificar los requisitos de escalabilidad. ¿Quieres un CRM que se adapte a tu crecimiento? ¿Necesitas un sistema que pueda integrarse con otros sistemas?
  12. Comparar opciones. ¿Cuáles son los mejores tipos de CRM para tu empresa? 
  13. Solicitar una demo. ¿Quieres ver cómo funciona un CRM en la práctica?

Todos los que estamos aquí tenemos algo que ofrecer a nuestros clientes. Y para ello, nos valemos de interacciones a través del correo electrónico, formularios, chats, etc. Porque ningún servicio es posible sin una comunicación con el cliente. Y es importante tener todos los datos que reflejan la actividad comercial de la empresa a mano.

Descubre cómo puedes mejorar tu negocio con los distintos tipos de CRM del mercado en función de tus necesidades. En Conasa, podemos ayudarte a salir de dudas.

ebook los 4 actores del cloud
ebook razones

Contenidos relacionados


Te pueden interesar...