¿Quieres lanzarte al mundo del comercio electrónico? Te ayudamos

Dar el salto al comercio electrónico ya no es una idea tan descabellada como podría parecerlo hace unos años. De hecho, sería lo más lógico en los tiempos que vivimos marcados por la economía low touch o del bajo contacto. 

Muchos negocios han tomado la iniciativa a raíz de los efectos de la pandemia del COVID-19: reducción del efectivo en los pagos, más compras online, impulso de las comidas a domicilio, etc. 

Esto implica acelerar el proceso de transformación digital de muchas empresas. Quizás, de no haber sido por la pandemia, muchos de los negocios que hoy invierten en su digitalización no lo hubieran hecho hasta pasados unos años. 

¿Cómo vas dar el salto al mundo del comercio electrónico? La gran pregunta viene acompañada de una gran respuesta.

 

La transformación digital de los negocios en la pandemia

¿Está precipitando la crisis sanitaria la transformación digital? Quizás, solo esté sucediendo en tiempo record lo que muchas empresas no se atrevían a empezar. Los CEOs que afrontan el proceso de transformación digital, tanto en España como en el resto del mundo, auguran un antes y un después. 

La pandemia ha dejado a su paso multitud de efectos negativos en la sociedad, pero también ha dejado un legado escrito en la manera de hacer negocios: aumenta el comercio electrónico, la ciberseguridad, el cloud, las herramientas de teletrabajo, etc. Independientemente del nivel de preparación que tenían, las compañías no han tenido más remedio que adaptarse al ecosistema. Sin duda, los perfiles IT, la seguridad y las comunicaciones cobrarán aún más importancia de la que ya tenían.

Entonces ¿podemos decir que el COVID ha sido un acelerador de la transformación digital? Desde luego que sí. ¿Podemos acelerar la transformación de cinco años a menos de uno? Ese es el gran reto. Hasta cierto punto, la pandemia ha servido como medición para conocer el nivel de preparación de las empresas en su ruta hacia la transformación digital.

Bajo esta premisa, Deloitte recomienda no centrarse exclusivamente en el hoy, sino que plantea tres focos principales:

  1. Responder. Prepararse para mantener la continuidad del negocio.
  2. Recuperar. Aprender y surgir más fuerte.
  3. Crecer. Prepararse para la nueva normalidad.

¿Y tú? ¿Cómo miras hacia el futuro?

 

4 puntos de vista en la transformación digital de las empresas

Vamos a plantear 4 perspectivas diferentes de la transformación digital en los negocios durante la pandemia:

  1. Personas. Es el más importante. El acompañamiento del equipo directivo en el proceso de transformación digital de la empresa es clave, pues es quien impulsa el cambio y lo extiende en toda la organización. Un equipo que se involucra en esta ruta tendrá una visión mucho más clara de cómo aprovechar las oportunidades digitales. Por ejemplo: tienen mayor facilidad para adaptarse a la situación provocada por el COVID a través del rediseño de sus procesos. Por el contrario, los negocios que se han ido estancando en los últimos años, ahora ven con toda la presión que tienen que acelerar estos cambios.

 

  1. Seguridad. El uso de las aplicaciones no oficiales desde casa abre el debate alrededor de la seguridad de la empresa. Que los usuarios utilicen sus redes y equipos personales para compartir información sensible conlleva riesgos. Por eso, las soluciones, medidas y formación en ciberseguridad se han convertido en un punto clave para la transformación digital de las empresas. En este contexto, las auditorías de ciberseguridad permiten detectar las vulnerabilidades del portal, de los accesos externos (App, clouds, VPN) y redes internas.

 

  1. Tecnología. ¿Cómo somos capaces de utilizarla dentro de nuestra organización para alcanzar los objetivos marcados? Esta es la gran pregunta que las empresas deben hacerse. La transformación digital es aprovechar todas las oportunidades de las tecnologías para entender bien el entorno, el sector, el cliente y mejorar todo el negocio, desde sus procesos hasta sus diferencias competitivas. 

 

  1. Formación. Es clave en todos los procesos de transformación digital. Con ella, los empleados desarrollarán las habilidades necesarias para afrontar el presente y el futuro. El COVID ha sacado a la luz la necesidad de que los negocios se formen en herramientas de trabajo colaborativo, habilidades digitales y comunicativas, ciberseguridad, gestores de proyectos en entornos online, inteligencia emocional y ventajas de la formación online, entre muchas otras temáticas.

 

La transformación digital tiene que ver más con las personas que con la tecnología. Todo el potencial de las herramientas que utilizas solo es útil en la forma en que las aplicas.

 

El coronavirus empuja a la adopción del comercio electrónico

Una de las consecuencias más directas del proceso de transformación digital de los negocios en el último año ha sido el salto al comercio electrónico. El confinamiento animó a nuevos consumidores a probar las compras online, lo que no solo aumentó la frecuencia de compra, sino el número de consumidores en eCommerce. Este contexto impulsó a nuevas empresas a abrir o trasladar sus negocios a internet para adaptarse a los hábitos del momento y sobrevivir.

Según datos recogidos por Expansión en agosto de 2020, “España contaba con 22,5 millones de compradores online, un 72% de la población internauta de entre 16 y 70 años”. La mayoría combinaba las compras físicas con las compras online. 

Pero el cambio no solo se ha manifestado en los pequeños negocios, sino en el salto digital de las pymes, iniciándose en el universo Marketplace (eBay, Amazon o Aliexpress), o abriendo la versión online de sus tiendas. Sin embargo, el impulso de las cibercompras también ha hecho tomar medidas a quienes ya disponían de un eCommerce, como ocurrió con Mercadona y El Corte Inglés. Al multiplicar sus ventas, tuvieron que abrir nuevos almacenes logísticos. 

En definitiva, el COVID-19 no solo ha sido una crisis, sino una oportunidad para el comercio electrónico.

 

Conclusiones acerca del impulso del eCommerce en la pandemia

En el fondo de esta cuestión, fue el riesgo de infección quien impulsó las compras online y el incremento del gasto en internet en 2020, una tendencia que parece haber llegado para quedarse. Esta demanda surge de la inseguridad que percibe el cliente en la tienda física en lo que al riesgo de contagio se refiere, algo que no sucede tanto en la generación Z.

El mundo está cada vez más familiarizado con las compras online, y nosotros no queremos perdérnoslo. Aunque gran parte de la sociedad siga valorando las tiendas físicas, valoran aún más que estas puedan llevar el producto comprado directamente a casa. No solo reduce las posibilidades de contagio, sino que evita desplazamientos y ahorra tiempo.

Frente a la pandemia del COVID, se ha dado una oportunidad para crecer las ventas en los canales digitales. Y para ello, debemos planificar una buena estrategia de transformación digital. En Conasa, contamos con la especialización, la profesionalidad y las herramientas que las empresas necesitan para dar el salto a su transformación digital. Por ejemplo, consultoría y gestión empresarial en la nueva era. Todo un conjunto de soluciones IT para que nuestros clientes puedan dedicarse a lo que realmente importa, ¡su negocio!

¿No sabes por dónde empezar? Te estamos esperando.

Indicador de transformación digital
ebook los 4 actores del cloud
ebook razones

Contenidos relacionados


Te pueden interesar...